PROPUESTA FORMATIVA

“El ser humano, cualquiera que sea su rol, decide y construye sus procesos de aprendizaje y formación con las vivencias del día a día. Esta es la esencia de la Pedagogía de la Cotidianidad”, resumimos la estructura y esencia de nuestra acción pedagógica.

PEDAGOGÍA DE LA COTIDIANIDAD

Desde una concepción filosófica humanística, nuestra Pedagogía de la Cotidianidad, tiene como esencia es el ser humano, un sujeto histórico, quien decide y construye sus procesos de aprendizaje y formación con las vivencias del día a día, según interprete el contexto en el que se encuentre y el rol que asuma, y el sentido que le impregne a cada evento, para dar paso a los procesos de transformación. En definitiva, la transformación y el aprendizaje son diversos y diferentes en virtud de la decisión personal en los eventos cotidianos.

La Pedagogía de la Cotidianidad, rompe con esquemas y acepta que el aprendizaje y la formación no son asuntos exclusivos del aula, esto sucede en todo espacio donde haya seres humanos. La Pedagogía de la Cotidianidad se apoya en Joan Carles Mëlich, cuando afirma que la acción educativa es en primer lugar, una acción social. De esta manera, todo escenario será significativo como espacio pedagógico porque es una oportunidad cómplice de formación y construcción del sujeto. Aceptando que la intención pedagógica con objetivo de formación, parte de la interacción con el “otro” y de la reflexión ética constante sobre nuestra cotidianidad, “tu” y ”yo” construimos  un terreno común, compartido y comprometido, terminando con “el extraño “ para dar paso “al cómplice”. El estudiante deja de ser “problema” por negligente ó “defectuoso” por menos inteligente, y ahora es un ser humano con potencialidades de aprendizaje y posibilidades de construcción de su proyecto de vida.  

Basados en la teoría crítica, el aprendizaje se interioriza cuando se es reflexivo, crítico, crísico y creativo; es por ellos que el maestro Conquistadores se define como un adulto significativo, que  reflexiona sobre la función social e intelectual de la pedagogía en cuanto a la formación del ser,  se apasiona por la diferencia y asume la Inclusión como una posibilidad de convivir en la diversidad,  reconoce y comprende los procesos de formación individual y, respeta profundamente los ritmos de aprendizaje, porque tiene interiorizado el hecho de que nuestra institución es un laboratorio de aprendizajes significativos desde la convivencia. Desde esta perspectiva de interacción entre docente y estudiante, el maestro es un ser humano que debe pensarse a sí mismo, para encontrar un diálogo permanente con otros saberes, cuestionarse y construirse en el día a día, al tiempo que participa en la formación-construcción de otros seres humanos.
Y en esta complicidad entre docente y estudiante, el joven Conquistadores tiene la oportunidad de desarrollar la capacidad de asumirse, desde cada contexto y escenario de aprendizaje al que se ve expuesto, a los cuales da sentido, y así aprende a responsabilizarse de la autogestión, encontrando su autoregulación, mediando sus decisiones por la reflexión y gestionando su conocimiento a través del ejercicio de la autonomía responsable, lo que le facilita y fortalece las decisiones que tome en la construcción de su proyecto de vida.

Es así como nuestra institución es “Un Compromiso con la Vida, una Lección de Amor y una Historia de Dignidad”.
Edelmira Perdomo de Vera.