TELEOLOGÍA INSTITUCIONAL

MISIÓN

Educar Integralmente a niños, niñas y jóvenes bajo los principios de la pedagogía de la Cotidianidad, evidenciados en el desarrollo Crísico, ejercido con autonomía responsable y coherente con valores espirituales, éticos, cívicos, ambientales, científicos y de equidad, para construir el futuro desde su crecimiento personal y su positiva contribución al progreso de la sociedad.


VISIÓN

Ser reconocidos como un colegio que forma integralmente a niños, niñas y jóvenes bajo los principios de la Pedagogía de la Cotidianidad, fortaleciendo su capacidad crísica ejercida con autonomía responsable y coherente con valores espirituales, éticos, cívicos, ambientales, científicos, académicos y de equidad, orientados desde las habilidades del siglo XXI, para fortalecer su proyecto de vida y su positiva contribución al progreso de la sociedad.


VALORES

Nuestro valor fundamental es la COHERENCIA, entendida como claridad en el rol, sea éste de estudiante, de profesor, de empleado, de directivo o de padre de familia, desarrolla el sentido de la responsabilidad frente a las decisiones tomadas y las acciones realizadas (capacidad Crísica); es el pilar del actuar de cada uno de los miembros de la Comunidad Educativa. De éste, se derivan el respeto, la solidaridad y la ética, así:

El Respeto profundo por sí mismo los demás miembros de la sociedad, fortalece el reconocimiento de la diferencia y favorece las relaciones interpersonales en términos de igualdad y equidad.

La Solidaridad, expresada como la vocación de servicio y disponibilidad para el crecimiento personal, desarrolla la conciencia social y reitera la importancia de reconocerse como parte activa de la transformación y mejora de las condiciones individuales y colectivas que nos rodean.

La Ética, definida como brújula de las selecciones voluntarias y conscientes.

Siendo COHERENTES, entendemos y asumimos que el respeto, la solidaridad y la ética son inherentes a nuestra misión en nuestra cultura institucional. Al ser coherentes, somos excelentes miembros de la comunidad.


PRINCIPIOS INSTITUCIONALES

1.Todos los seres humanos tienen derecho a la educación y poseen potencialidades para lograrlo.

2.El colegio participa en el proceso formativo del individuo como coresponsable en el mismo (colaborador, no único responsable).

3.El ser humano, cualquiera que sea su rol, decide y construye sus procesos de aprendizaje y formación con las vivencias del día a día. Esta es la esencia de la Pedagogía de la Cotidianidad.

4. Nuestro medio escolar, vale decir estudiantes, maestros y entorno, desarrolla potencialidades que favorecen la comunicación, como un aprendizaje esencial para la calidad de vida.

5.El aprendizaje es una experiencia individual aunque la enseñanza sea un hecho social.

6.La autoestima es el resultado de las interrelaciones con la familia social.

7.El Colegio Conquistadores es un agente de mejoramiento.

8.El Colegio Conquistadores privilegia lo humano, trascendente, ambiental, científico y tecnológico.


CREDO

Un colegio que: Cree en Dios, ama al hombre, enaltece la vida, protege la naturaleza y tiene vocación de servicio.


NUESTRO ESCUDO

Amarillo: Emulando las iniciales del nombre de la Institución, es la luz que guía e ilumina los escenarios escolares, avivada por la Teleología Institucional. Como el sol, tiene la característica de iluminar a todos por igual, sin discriminación.
Verde: Simboliza la riqueza de las montañas que nos rodean, las cuales se convierten en escenario inigualable para el desarrollo de la conciencia ambiental y la práctica del cuidado de los recursos naturales
Azul: Simboliza el agua como fuente de vida y valioso recurso natural que rodea nuestras instalaciones.
Ave: Representa la mente y la posibilidad que cada ser humano tiene a través de ella, de moverse con libertad hacia la consecución de sus sueños.
Libro: Como símbolo de los conocimientos que guían el movimiento de la mente – representa el crecimiento intelectual del ser.


NUESTRA BANDERA

Cual cielo y montaña, el azul representa el firmamento, y simboliza el horizonte que cada uno de los estudiantes tiene para sí, entendido como todas las posibles metas que pueden alcanzar.
Y acompañado por el verde de la tierra labrada, evoca la esperanza de cosechar en el futuro los frutos de la siembra que hoy hacemos en los niños y jóvenes.